¿Qué está pasando con las elecciones de Brasil?

La democracia consagrada en la Constitución promulgada en 1988 pasa por un momento delicado con las elecciones de Brasil este domingo.

En un clima de confusión y desencanto con la élite política, más de 147 millones de brasileños están llamados a elegir a su próximo presidente.

Las encuestas auguran que, capitalizando el hastío popular con la corrupción y el crimen, gane sin necesidad de balotaje el ultraderechista Jair Bolsonaro, que en los sondeos registraba más de 10 puntos de ventaja sobre su rival más cercano.

Bolsonaro es un excapitán del Ejército que ha expresado nostalgia por el régimen militar brasileño de 1964 a 1985, elogiado a un coronel reconocido como torturador por la justicia y que en el pasado abogó por cerrar el Congreso como hizo Alberto Fujimori en Perú en 1992.

En segundo lugar en las encuestas figuraba Fernando Haddad, exalcalde de São Paulo y candidato del Partido de los Trabajadores (PT), la fuerza de izquierda removida del gobierno por el Congreso en 2016 entre escándalos de sobornos y una dura crisis económica.

Con una creciente polarización entre ambos candidatos, que a su vez tienen altas tasas de rechazo popular, y el desplome del centro político, los fantasmas del pasado resurgen en el mayor país de América Latina.

El jueves pasado una encuesta de Datafolha registró el mayor índice de apoyo de los brasileños a la democracia como forma de gobierno desde 1989: 69%, con un aumento de 12 puntos desde junio.

Si este cambio se debe a la incertidumbre y temores que generan los comicios es algo que parece indescifrable por ahora.

Por otro lado, un reciente sondeo de Gallup indicó que apenas 14% de los brasileños confían en la honestidad de las elecciones, mientras 77% cree que hay corrupción extendida en el gobierno del presidente Michel Temer.

El líder del PT y expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que encabezaba la intención de voto en las encuestas, está preso desde abril cumpliendo una pena de 12 años por corrupción.

Cabe recordar que Bolsonaro pasó casi todo septiembre en un hospital, tras ser apuñalado por un individuo que según la policía actuó en solitario, y estuvo ausente en los últimos debates entre candidatos.

Con información de BBC

Deja un comentario