La ciencia da a conocer el origen de las pesadillas

Si bien es cierto que el sueño tiene una función reparadora, hasta hace poco se desconocía la razón de las pesadillas; sin embargo, ciencia esclarece el posible origen de ellas.

De acuerdo con la información de la BBC, el 90% de las personas han experimentado algún tipo de pesadilla, que incluso provocan taquicardia, sudor frío y temblores.

Pese a que algunos consideran que las pesadillas pueden ser nocivas para la salud, de acuerdo con la Asociación Estadounidense del Sueño, los malos sueños podrían ser benéficos para el ser humano.

Según esta asociación, las pesadillas ayudan al cerebro a procesar las experiencias intensas o perturbadoras vividas durante el día.

Además, constante de las pesadillas es que al momento de experimentarlas uno no puede percatarse de que no son reales, lo que por supuesto aumenta el nivel de terror padecido.

La presente teoría es que los sueños mezclan experiencias aterradoras con otras que no dan miedo para que con el paso del tiempo nos asustemos menos.

“Las experiencias angustiosas se pueden rememorar durante el sueño adquiriendo un carácter dramático”, argumenta Juan Pareja Grande, experto de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid en España.

Deja un comentario